Remedios Amaya

Remedios Amaya

Estilo: Flamenco/Copla



Remedios Amaya

Remedios Amaya fue una de las cantaoras preferidas por Camarón de la Isla, con quien trabajó en numerosas ocasiones, y es una de las mejores cantaoras festeras del flamenco actual. Son los palos alegres los que le permiten sacar todo su genio: bulerías, tangos, alegrías... pero también domina con holgura otros como la soleá o la seguiriya.

“Rompiendo el Silencio” es el último disco publicado por la cantaora en 2015, rompiendo un silencio discográfico que ya duraba 13 años.

En su carrera artística pueden distinguirse dos períodos claramente diferenciados por el estilo del cante. Sus primeros discos (Luna nueva, 1983, y Seda en mi piel, 1984) fueron una apuesta clara por el llamado flamenco-rock. El desastroso resultado de su representación de España en Eurovisión (1983), cuando el flamenco no despertaba el mismo interés internacional ni tenía la misma consideración que ahora, pareció decidir a Remedios Amaya a retirarse de los escenarios. Sin embargo, en 1997 reapareció con más fuerza que nunca, de la mano de Vicente Amigo y haciendo lo que realmente quería. El trabajo se llamaba Turu Turai (1997) y vendió 150.000 copias. Le han seguido otros discos, con la misma fuerza, el mismo éxito y la misma calidad.

Trece años parecen suficientes para justificar que el nuevo disco de la cantaora trianera Remedios Amaya, publicado hace apenas dos meses, lleve por título “Rompiendo el Silencio”. Efectivamente, son demasiados y lo son más si tenemos en cuenta la rehabilitación que en los últimos años ha vivido merecidamente esta artista de raza.

Una cantaora que vio lastrada su reputación y su evolución por culpa de una dirección artística mal enfocada en sus comienzos y que si bien propició que su nombre se hiciera popular en un abrir y cerrar de ojos, también que quedara durante demasiado tiempo asociado a un fiasco del que la propia Remedios era la menos responsable.

Hablamos, lógicamente, de aquella participación eurovisiva de hace más de treinta años con Quien Maneja Mi Barca, y que le acarreó más sinsabores que alegrías, y unos primeros trabajos que buscaron el impacto comercial del flamenco pop a pesar de la valía y la jondura que atesoraba el cante de la sevillana.

Que desde sus inicios los que tenían conocimiento la reconocieran como una de las cantaoras más dotadas de su generación, por casta y por tronío, lo demuestra el hecho de que un tal José Monge, más conocido por Camarón de la Isla, se declarara su rendido admirador, y no es una casualidad que a Remedios también se le conozca como la Camarona de Triana, pues fue musa y comadre del genio de San Fernando.

Cantaora de rotundas facultades, brilla con especial fulgor en los palos festeros, por bulerías, por tangos, rumbas y alegrías, aunque también domina cantes grandes como la soleá o la seguiriya, y en todos los palos siempre imprime pureza a sus interpretaciones.

Afortunadamente, hace ya casi veinte años que el guitarrista Vicente Amigo rescatara a Remedios para el gran cante, lo hizo en 1997 con el álbum “Turu Turai”, y desde entonces el flamenco disfruta de una artista a la que nunca debió silenciar una derrota.

Su nuevo trabajo ha sido grabado en la Iglesia de la Magdalena en la ciudad de Córdoba, donde ha consiguiendo una atmósfera y una sonoridad sobrecogedora por la sobriedad en la producción de los temas. Una sobriedad que no significa desnudez, pues su impresionante voz se funde en una mágica alquimia con los arreglos de piano, de arpa o de flauta travesera, para realzar un repertorio ecléctico y audaz interpretado por derecho, sin vanas pirotecnias, de temas clásicos ajenos al flamenco pero que Remedios hace suyos: En un Rincón del Alma de Alberto Cortez, Las Ciudades de José Alfredo Jiménez, Sin ti no Puedo Vivir de Carlos Cano), Si a Veces Hablo de ti de Manuel Alejandro, Angelitos Negros de Antonio Machín o Tu Tenías Veinte Años de Mª Dolores Pradera, entre otros.

En el disco, cuyo artífice ha sido el inquieto Fernando Vacas, músico y productor del álbum, han colaborado el pianista cubano Iván ‘Melón’ Lewis, el flautista Jorge Pardo, la arpista Maite García Donet o el guitarrista flamenco Diego Del Morao.