Justo Bagüeste

Estilo: Pop-rock/Indie



Habitual de la escena de riesgo española, el oscense Justo Bagüeste, un creador multiudimensional, es un músico con gran bagaje en el mundo de la electro-acústica, la electrónica y la música popular. Madrileño de adopción por causas musicales. Cuando empezó a ejercer el magisterio de su instrumento base, el saxofón, amplió su conocimiento en músicas contemporáneas y electrónica musical. En el Conservatorio Superior de Música de Madrid tuvo profesores como Carmelo Bernaola o Iturralde. Este hecho se transforma en un arma cargada de futuro: se sitúa en la vanguardia con los primeros grupos de experimentación electrónica como Clónicos o IPD.

No le son ajenas marcas como Rey Lui (en los ochenta), Les Rauchen Verboten, Rotor, Polanski y el Ardor, Bunbury, Suso Saiz, Lydia Lunch, Luis Eduardo Aute, Christina Rosenvinge, Manta Ray o los Chatarreros de Sangre y cielo de Corcobado donde registró varios discos y decenas de las tremebundas actuaciones a las que nos tenían acostumbrados.  

En Andalucía, su segunda casa, fue el promotor del festival Encuentros de Músicas Avanzadas de Almuñécar, y allí, dio a luz una singular idea como fue el disco ‘7 haikus sinestésicos (para un cadáver exquisito)’ grabado en directo desde la playa de El Muerto en Almuñécar por un colectivo de músicos de vanguardia. También en un consumado thereminista.

Durante el confinamiento por la crisis del coronavirus, todos los días a las 21h interpreta en su Facebook una pieza tocada en el balcón de su casa en Huesca.